Habita en la región chaqueña y es la rapaz más poderosa, las dimensiones promedio de la hembra del águila harpía son 100 cm de largo, 200 cm de envergadura y peso de 9 kg. El macho tiene dimensiones más pequeñas (hasta 196 centímetros de envergadura y un peso aproximado de 8 kilos. El águila harpía es la segunda águila más grande del mundo, siendo superada en envergadura (distancia entre los extremos de las alas) solamente por el águila de Filipinas, aunque generalmente la harpía es más robusta. Su plumaje es gris en la cabeza; negro en la espalda, parte superior de las alas y el pecho; y blanco en la parte inferior de las alas y el abdomen. La cola es negra con tres bandas grises. Tienen una cresta de plumas eréctiles sobre su cabeza. El águila harpía posee un pico fuerte y garras que pueden alcanzar los 15 cm de largo. Pueden vivir incluso 40 años. Es rápido y certero en sus ataques, siendo capaz de llevar hasta las copas de los árboles una cría de chancho silvestre. En la naturaleza, el águila harpía caza apenas dos veces por semana, siendo este el motivo de que elija presas de gran porte.
La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza la considera una especie casi amenazada debido a  la pérdida de su hábitat, que se compone preferentemente de densas selvas vírgenes.
Deberíamos proteger estas selvas para que la especie siga prosperando.

María Belén Riesen